Archivo

Archive for the ‘Inventos’ Category

¿Dónde surgió el restaurante “autoservicio”?

noviembre 15, 2009 Deja un comentario

BUFFETLIBRE1

La idea proviene del self-service estadounidense. Al parecer, su impulsor fue Fred Harvey, un comisionista que a finales del S. XIX trabajaba en la línea férrea ChicagoBurlington– Quicy. No obstante, los primeros restaurtantes autoservicio se inaguraron en las estaciones de la línea Archinson-TopekaSanta Fe, sobre todo 1876, con la idea de ofrecer a los viajeros un servicio de comidas rápido, cómodo y, sobre todo, barato. Tenían el aspecto de un café con algunas modificaciones para facilitar que el consumidor se sirviese; de ahí que en algunos países adoptaran el término “cafetería”. Hay quien asegura que Fred Harvey se inspiró en los “vehículos de restauración”, que, tirados por caballos, vendían pollo frío, huevos duros y bocadillos a los viandantes en las calles de Rhode Island.

La chulería de un argentino

agosto 25, 2009 1 comentario
Juan Baigorri junto a su máquina de hacer llover

Juan Baigorri junto a su máquina de hacer llover

Muchos científicos siempre han arrastrado entre sus defectos un exceso de soberbia y una sobreestimación de su trabajo. Si a esto le unimos la chulería y egocentrismo que ostentan algunos argentinos, surge la historia del ingeniero Juan Baigorri Velar, nacido en la provincia de Entre Ríos en 1891.

Baigorri ideó una máquina que según explicaba medía el potencial eléctrico y las condiciones electromagnéticos de la tierra, haciendo llover donde quisiera. Sien embargo, afirmaciones tan rotundas y chulescas del entrerriano debieron tocar las narices al director del Servicio de Meteorología Nacional quien le tachó de mentiroso. Sin cortarse un pelo, el ingeniero anunció que el 2 de enero de 1939 llovería sobre Buenos Aires, además de regalar con un paraguas al incrédulo meteorólogo. Aquel día, todos los bonaerenses vieron caer una copiosa lluvia sobre su ciudad.

Para más información:

El origen de la laca

El primer bote de laca salió de la factoría de la Chase Products Company en Broadview, Illinois, en 1948. En su fabricación se usaban polímeros utilizados también para pegar las capas de madera contrachapada, aunque su efecto en el pelo, para fortuna de los variables gustos de las mujeres en estética, no era tan duradero. La laca revolucionó la peluquería: hizo posible muchos peinados (Marilyn Monroe, además de tinte, llevaba laca) y también para disimular algún trasquilón.