Canibalismo en América

Procedentes de la tradición europea, los caníbales aparecen en el continente americano ya desde una fecha tan temprana como el primer viaje de Cristóbal Colón, cuando éste afirma que los indios guerreros de las Antillas eran caníbales (súbditos del Gran Can), y con toda seguridad caribes, descendientes directos del pueblo de los calíbes situados en la región del Termodonte, quienes practicaban la antropofagia.

Grabado original de la obra de Hans Staden "Verdadera Historia y Descripción de un País de Salvajes Desnudos"

Grabado original de la obra de Hans Staden "Verdadera Historia y Descripción de un País de Salvajes Desnudos"

Se ha demostrado que los pacíficos caribeños no practicaron el canibalismo, situación contraria a la vivida entre los iroqueses de Norteamérica, los pueblos de la costa occidental de México o los tupinambás habitantes de la región costera entre la actual Río de Janeiro y Pernambuco, de los que si hacemos caso al testimonio del mercenario y marinero germano Hans Staden, quien convivió con éstos durante más de nueve meses al ser capturado durante  un ataque  de los indígenas al fuerte portugues San Felipe donde estaba empleado como artillero:

<<…Entonces le descarga un golpe en la nuca, los sesos saltan y en seguida las mujeres toman el cuerpo, lo arrastran hacia el fuego, lo raspan hasta quedar bien blanco y le meten un palito por atrás para que nada se le escape. Cuando ya está desollado, un hombre le toma y le corta las piernas por encima de las rodillas y también los brazos. Vienen entonces las mujeres, toman los cuatro pedazos y corren alrededor de las cabañas, haciendo gran gritería. Después le abren los costados; separan el espaldar de la parte delantera y lo reparten entre sí; pero las mujeres guardan los intestinos, los hierven y del caldo hacen una sopa que se llama Mingau, que ellas y los chicos beben. Comen los intestinos y también la carne de la cabeza; los sesos, la lengua y lo demás que tengan son para las criaturas. Cuando todo está acabado vuelve cada uno a su casa y lleva la parte consigo. >> (Hans Staden. Verdadera Historia y Descripción de un País de Salvajes Desnudos.)

Más grabados originales de Verdadera Historia y Descripción de un País de Salvajes Desnudos.

assando_os_pedacos_do_corpo_do_prisioneiro_ilustracao_do_livro_duas_viagens_ao_brasil_de_hans_staden_1557_imagelargeo_corpo_e_despedacado_ilustracao_do_livro_duas_viagens_ao_brasil_de_hans_staden_1557_imagelargeHans_Staden,_Tupinamba_portrayed_in_cannibalistic_feast

Hans_Staden,_Execução_de_um_Prisioneiro_que_Está_Preso_à_Mussurana

Fuentes:

  • Armas F., Julio, Jirones de un sueño (Los mitos de la conquista de la Indias), Editorial Belacqua (Grupo Norma S.A.), Barcelona, 2003.
  • Sánchez Sorondo, Gabriel, Historia oculta de la conquista de América, Nowtilus, Madrid, 2009.
Anuncios
  1. julio 17, 2009 en 3:32 am

    muy buena!!!!!!!!

  1. junio 28, 2009 en 10:06 am
  2. junio 28, 2009 en 11:52 pm
  3. agosto 21, 2009 en 9:50 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: